Sociología observada durante la cuarentena

La propagación acelerada del Covid-19 en todo el mundo también ha influido negativamente en los vínculos, costumbres y los hábitos.

Más allá del tema sanitario, la pandemia es un fenómeno social de gran complejidad que hace tambalear la vida cotidiana.

En algunas columnas de especialistas, analizan como el Covid-19 modifica sustancialmente el comportamiento del ser humano, y se transforma en un experimento sociológico.

Para ayudar a entender las actitudes sociales que se ve alrededor en la actual crisis sanitaria, algunos expertos en el tema señalan que sería interesante leer dos libros, La división del trabajo social de Emile Durkheim y La ayuda mutua de Piotr Kropotkin.

La división social del trabajo por Emile Durkheim (1893)

Captó el valor moral de la división social del trabajo por su capacidad de producir solidaridad social y conciencia colectiva.

En éste libro, el autor señala que la figura individual no permanece separada por mucho tiempo, de hecho establece relaciones unas con otras, formando una vida psíquica nueva.

Finalmente, el individuo deja de interesarse en sí mismo, se olvida de la exclusividad de sus necesidades y se entrega a los fines colectivos, como lo hace el cerrajero cuando requieres sus servicios de urgencia a altas horas de la noche.

La ayuda mutua de Piotr Kropotkin (1902)

Por otro lado, Kropotkin vislumbró la emergencia de la ayuda mutua y de la cooperación, como parte de la historia evolutiva animal y humana.

El autor señala que, desde el inicio de la vida humana, siempre ha existido la identificación de los intereses individuales y aquellos que son grupales. La misma actitud se ha encontrado en animales inferiores.

Es por ello que siempre el ser humano se ha acostumbrado a descubrir el reflejo de su conducta en la sociedad entera, que incluso se abstiene de molestar al resto de la comunidad, aunque esto implique la renuncia de un deseo, sacrificando sus fuerzas por el bien de los semejantes, sin esperar reconocimientos o recompensas.

Cómo llevar a Kropotkin y Durkheim a la actualidad

Sin lugar a dudas, existe un interés sociológico el recopilar todas esas iniciativas sociales de ayuda mutua que están proliferando en la actual crisis sanitaria creada por la pandemia a nivel mundial.

Incluso, es posible observar en barrios donde los jóvenes ofrecen su ayuda a los vecinos mayores, para atenderlos en sus necesidades de compra de productos de primera necesidad o atención.

Como esas personas que cosen batas o mascarillas para llevarlas al centro de salud para que sean dotados el personal sanitario.

La cuarentena no deja de basarse en el principio de la ayuda mutua, pues con el acto de reclusión estamos protegiendo a los profesionales sanitarios como a las personas con mayor riesgo.

Esas décadas de exacerbación de los valores del emprendedor y del individuo competitivo están decayendo, permitiendo ver emerger la solidaridad social, expresada a través de la división social del trabajo, la cooperación y la ayuda mutua.

Para los sociólogos es muy conveniente tomar nota de esto, cuyas cualificaciones, en principio, nos dotan de una especial sensibilidad para apreciar esta musculatura del vínculo social, o tal vez de milagro social.

error: Content is protected !!