En la cárcel están los más pobres de la sociedad

Religión Digital España

Director de Pastoral Penitenciaria de Orihuela-Alicante

clipping

Ignacio Blasco: “En la cárcel están los más pobres de la sociedad”

Afirma que la crisis provoca “presos que nunca lo hubieran sido”

Redacción, 01 de diciembre de 2011 a las 16:32

Blasco: “Las campañas carcelarias no causan simpatía, porque los presos no dan votos”

Obispado Orihuela-Alicante

 

Obispado Orihuela-Alicante 01 .- Navidad presos 01.-            Preso.

 

(RD/EFE)- La actual crisis económica provoca la existencia de presos que “jamás hubieran entrado en prisión” de haber tenido un empleo, según ha afirmado hoy el director del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria de Orihuela-Alicante, Ignacio Blasco.

Blasco ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa en la que ha presentado una campaña de Navidad para mejorar la situación de los internos y sus familias en las cárceles alicantinas, impulsada por el Obispado de Orihuela-Alicante y la Universidad CEU Cardenal Herrera.

Ha matizado que, a pesar de la aparición de este tipo de reclusos a causa de los efectos de la complicada coyuntura económica, la población penitenciaria no ha crecido tanto como “se preveía al inicio de la crisis en 2009”, ya que, de hecho, tiene “tendencia a descender”.

También ha señalado que, según datos del Ministerio del Interior, España tiene el índice más alto de presos de toda la Unión Europea (UE), a pesar de que es uno de los países con menor número de delitos por habitante.

Ha concretado que, de acuerdo con esas estadísticas, había más de 71.000 internos en España en octubre de 2011, de los cuales un 35 por ciento es extranjero y un ocho por ciento, mujer, mientras que hay 2.700 personas encarceladas en las prisiones de la provincia de Alicante.

Tras opinar que España dispone de una justicia “punitiva”, Blasco ha explicado que la campaña que desarrollan la Diócesis y la Universidad CEU Cardenal Herrera lleva como lema “Navidad: Dios Amor, encarnado para todos”.

Esta iniciativa dotará de recursos económicos a las dos casas de acogida gestionadas por la Diócesis de Orihuela-Alicante, ‘Pedro Arrupe’ y ‘San Vicente de Paúl’, además de otorgar becas a familias de presos con ayudas para la alimentación o mejorar la comunicación telefónica de éstas con los internos.

La pretensión de la campaña es la de ofrecer una “justicia restaurativa y una mediación penitenciaria” que permitan, a través de cursos de formación, entre otras medidas, que los internos puedan “competir laboralmente con gente que nunca ha estado en la cárcel”, ha explicado Blasco.

En su opinión, “existe una falta de creatividad para establecer medidas alternativas a la prisión“.

Blasco ha manifestado que “la cárcel es cosa de todos”, aunque ha reconocido que ésta “no es una campaña simpática, porque los presos no dan votos“, algo que se constata “en la política carcelaria, pues los centros penitenciarios cada vez están más aislados”.

 

 

Campaña de Navidad para las cárceles de la provincia de Alicante

Ignacio Blasco: “En la cárcel están los más pobres de la sociedad”.- Director de Pastoral Penitenciaria de Orihuela-Alicante.

Afirma que la crisis provoca “presos que nunca lo hubieran sido”

Religión Digital España Redacción, 01 de diciembre de 2011 a las 16:32.

Blasco: “Las campañas carcelarias no causan simpatía, porque los presos no dan votos”

Esta mañana se ha presentado en la Sala de Prensa del Obispado la Campaña “Navidad. Dios Amor, encarnado para todos“, puesta en marcha por el Secretariado de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Orihuela-Alicante en colaboración con la Universidad CEU Cardenal Herrera de Elche. En la rueda de prensa ha estado presente el Director del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria, Ignacio Blasco y Francisco Sánchez, Director de la Universidad CEU Cardenal Herrera, entidad colaboradora en esta campaña.

Con la apuesta en marcha de esta campaña se apela a la participación y a la colaboración ciudadana con la necesidad de invertir en futuro, acompañando procesos de reinserción y mediando en la propia inserción laboral y por lo tanto “en la construcción de una vida desde los valores del trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad social” explica el Director de Pastoral Penitenciaria, Ignacio Blasco. “Queremos seguir creando los cauces para crear un servicio de mediación penal y penitenciaria que cuide a la víctima y posibilite la reconciliación social desde una cultura de la no-violencia y de la justicia restaurativa” añade.

Por otra parte, entre las medidas concretas que se pretenden conseguir con esta campaña se encuentra dotar de recursos económicos a las casas de acogida gestionadas por la Diócesis “Pedro Arrupe” y “San Vicente de Paúl” para la acogida de permisos penitenciarios y libertades para los reclusos y exreclusos, así como la acogida de las familias que vienen a visitarlos. Se busca también becar a las familias de los presos para ayudas de alimentación, comedor escolar para los niños, libros de texto, pago de medicamentos y otras necesidades urgentes, más evidentes y abundantes, si cabe, en estos tiempos de crisis. Además, se quiere facilitar, a través de ayuda económica, a los internos extranjeros y españoles de las cárceles de Alicante, la comunicación telefónica con la familia.

Este año se ha puesto el acento además en cómo está afectando la crisis económica a la situación de los presos, las cárceles y sus familias. Según explica Ignacio Blasco, responsable de Pastoral Penitenciaria, “la actual crisis económica está generando una inmensa bolsa de nuevos pobres, personas que no habían tenido hasta ahora dificultades para sobrevivir y pagar sus propiedades y ahora se ven obligadas a emigrar, a pedir o también a delinquir. La situación no es fácil y todos conocemos casos de extrema necesidad que están poniendo a estas familias, que a veces es la nuestra, ante situaciones límite” explica.

“Muchas personas se han visto obligadas a delinquir: la emigración, la pobreza, la falta de oportunidades, las adicciones, la poca formación y la suma de pobrezas cultural, social y afectiva, genera delitos y por lo tanto también genera víctimas. Y en la cárcel, en su mayoría, están los más pobres de la sociedad” añade Blasco. Aún así, el responsable de Pastoral Penitenciaria ha dejado claro que, pese a esta situación, no ha aumentado el número de presos en la provincia por lo que “es una alegría dentro de la gravedad de la situación y de la cantidad de gente y familias necesitadas que conviven en nuestra sociedad”. A día de hoy se sigue contando con unos 2.700 presos repartidos por las tres cárceles alicantinas, Fontcalent, Villena y el psiquiátrico penitenciario.

La Universidad CEU Cardenal Herrera es la principal entidad colaboradora en esta campaña. “Llevamos desde el 2002 colaborando en la elaboración de la Campaña de Navidad de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Orihuela-Alicante con el diseño e impresión de 10.000 dípticos y 500 carteles que sirven para dar a conocer la campaña por todos los rincones de la provincia” ha afirmado Francisco Sánchez, Director del CEU.

“El apoyo de esta campaña es una de las iniciativas con la que nos sentimos más orgullosos ya que somos conscientes de que a día de hoy no es fácil pensar en los presos y en sus familias y mucho menos brindarles ayuda ya que existen muchos prejuicios que sin duda se agravan en época de crisis. Pero no podemos olvidar que son personas en gran riesgo de exclusión social y por eso queremos estar a su lado y apoyar esta iniciativa como institución católica que somos” ha añadido.

Además, el CEU colabora también con la Pastoral en la maquetación e impresión de los ejemplares de la revista que edita: La Puerta, que según ha explicado Francisco Sánchez, “es un vehículo de comunicación para los presos sirviendo de conexión con el exterior aliviando así su situación”.

 

OBJETIVOS CONCRETOS DE LA CAMPAÑA:

1.- Seguir dotando de medios económicos a las casitas “Pedro Arrupe” y “San Vicente de Paúl” para la acogida de permisos penitenciarios y libertades para los reclusos y exreclusos, así como la acogida de las familias que vienen a visitarlos.

2.- Becar a las familias de los presos para ayudas de alimentación, comedor escolar para los niños, libros de texto, pago de medicamentos y otras necesidades urgentes, más evidentes y abundantes, si cabe, en estos tiempos de crisis.

3.- Facilitar, a través de ayuda económica, a los internos extranjeros y españoles de las cárceles de Alicante, la comunicación telefónica con la familia.

4.- Seguir creando los cauces para crear un servicio de mediación penal y penitenciaria que cuide a la víctima y posibilite la reconciliación social desde una cultura de la no-violencia y de la justicia restaurativa.

5.-Seguir mediando, a través de la inserción laboral, para que aquellos que menos opciones tienen, puedan acceder al mercado laboral, y por lo tanto a la construcción de una vida desde los valores del trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *